¿Qué es la tricotilomanía, la extraña obsesión por arrancarse el pelo?

Tomado del diario El Extra. MIÉRCOLES, 6 DE JUNIO DE 2018

Arrancarse el pelo puede sonar a un acto inofensivo, pero lo cierto es que —aunque para algunos no es nada grave— en algunas personas puede tratarse de un trastorno.

Hay quienes, frente a una situaciones estrés o ansiedad, empiezan por un cabello y luego —poco a poco— terminan arrancándose gran parte de su pelo. Incluso, pueden perder tanto pelo que en algunas partes de su cabeza, es fácil divisar el cuero cabelludo.

Este trastorno es llamado tricotilomanía y un 4 % de la población lo posee.

Para entender mejor este trastorno de extraño nombre, el psicólogo Pablo García explica que toda conducta con terminación en ‘manía’, se relaciona con actos compulsivos. Es decir, intervenciones recurrentes, en este caso arrancarse el pelo.

El experto asegura que toda manía busca aliviar algo. “La tricotilomanía no tiene un origen en sí, de hecho existen muchos factores que lo provocan”, aclara el psicólogo. Se podría dar en situaciones de distracción, relajamiento o aburrimiento. Además, dice que este trastorno tiene indicios en la niñez y adolescencia, que se manifiestan cuando la persona inicia tocándose el pelo de forma ansiosa.

Normalmente la tricotilomanía se da en mujeres. Y, de forma particular, se han observado casos de niñas que comienzan a cortarse las horquillas con sus dientes.

Por su parte, Cecilia Díaz asocia a la tricotilomanía con la depresión conllevada a trastornos obsesivos-compulsivos. “Se trata de una cadena conductual que no se realiza de forma consciente”, explica la psicóloga. Este es uno de los puntos clave, porque la persona no reconoce de forma voluntaria que está mal.

Toda persona con este trastorno sentirá una “especie de alivio”. En algunos casos, tendrá comportamientos de autoagresión. Y es necesario prestar atención a la salud, porque hay quienes ingieren el pelo arrancado, lo que traería problemas del tracto digestivo. La experta explica que, dentro del organismo, con el tiempo se formará una bola difícil de disolver.

Otro de los riesgos serían los parches en el cuero cabelludo. La apariencia estética es notable, porque el cabello se debilita y se ve como si las polillas se lo hubiesen comido. Esto a su vez, provoca que las personas desarrollen fobia social y huyan de los demás por vergüenza.

Los expertos concuerdan en que la solución no está en cortarse el cabello o alejarse de la sociedad. Lo ideal es que quien padece esta manía, reconozca que esa conducta lo está acercando a una obsesión. Luego, por medio de un psicólogo o psiquiatra averiguar la causa de su problema.

Así que si te sientes identificado con este poco conocido trastorno, no dejes de buscar ayuda.

 


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *